El saneamiento urbano en pequeñas localidades

El poder ejecutivo está trabajando en un Plan que tiene el objetivo universalizar el acceso al saneamiento Seguro para 2030 . El proyecto se enmarca en los compromisos para el Desarrollo sostenible, asumidos por Uruguay con Naciones Unidas. El Plan procura generar un acuerdo con el congreso de intendentes para mejorar significativamente el sistema de saneamiento por Barométrica. Procura una gestión más adecuada, ambientalmente segura, a costo razonable y accesible para todos.

La importancia del Saneamiento

Nuestro cuerpo produce desechos que son riesgosos para nuestra propia salud, y pueden generar contaminación ambiental, no es algo externo. Existen enfermedades que se transmiten por las aguas servidas y por esto debemos mantenernos alejadas de estas. Las más conocidas son: diarrea, hepatitis A, y el cólera. Cuando no hay un servicio adecuado de saneamiento, los niños son la población más propensa a contraer estas enfermedades, por su propia condición, y por ser la población que está más en contacto con el suelo (cunetas, terrenos, pasto). Cuando el contacto es permanente, puede afectar el crecimiento potencial del niño y alterar su capacidad de aprendizaje, además de las enfermedades antes indicadas.

El alejamiento de las aguas servidas puede hacerse por distintas vías: por las redes de saneamiento que son aquellas por donde circula el agua residual a través de caños que llegan a una planta de tratamiento; o por la colecta de las aguas en un depósito impermeable, el pozo negro, para luego ser transportada mediante camión barométrico hacia una planta de tratamiento.

A su vez el sistema por redes admite una variante tipo “efluente decantado”. En este caso se cuenta con una fosa séptica en cada padrón urbano, donde se retienen los sólidos, y se utilizan caños más chicos por vereda, a baja profundidad y pendiente, transportando solo la parte líquida. Este sistema es más simple y económico de construir, particularmente donde no hay mano de obra calificada. Pero como contrapartida, requiere una extracción de los lodos de las fosas sépticas una vez al año. Muchos de los sistemas construidos por MEVIR a lo largo de los años son de este tipo. En los últimos años la tendencia es construir los nuevos sistemas con redes convencionales, por lineamiento técnico de OSE, que procura soluciones más robustas.

En cuanto a los sistemas de saneamiento con pozos negros, impermeables, requieren una extracción por barométrica de una a dos veces por mes. Estos sistemas dependen de las gestión de los propios vecinos, de su capacidad de pago del servicio privado, o de la disponibilidad de servicio municipal.

El problema de los pozos negros

Para que funcionen adecuadamente, los pozos negros deben estar bien dimensionados, ya que si son chicos, requerirá mayor servicio de barométrica aumentando significativamente los costos de operación. Además cuando la zona donde se ubican tiene napa freatica alta, y no están bien impermeabilizados, también requiere mayor demanda de servicio por el ingreso de agua de napa al pozo. Estos problemas se observan cotidianamente.

Cuando las condiciones de buen funcionamiento no se cumplen, el resultado es el riesgo de vertido de aguas residuales superficial en los padrones y en la vía pública, con los riesgos de salubridad antes descriptos.

Y los riesgos aumentan en la medida que aumenta la densidad poblacional y disminuye la capacidad económica de los vecinos para hacer frente a los costos de operación y mantenimiento. Por este motivo, cuando la densidad poblacional es muy alta, como en el caso de las cooperativas de viviendas, se desaconseja el sistema de pozos negros, y particularmente en los planes del MVOTMA se solicita que el sistema deba ser con redes.

Cuando la densidad poblacional es baja, el costo de la construcción de redes es muy elevado, haciendo inviable la inversión. Esta situación exige al Estado repensar la forma de resolver un sistema de gestión de barométricas para pequeñas localidades y zonas de baja densidad habitacional, de tal forma de poder brindar un servicio seguro y accesible para todos. Es en ese marco, que el Poder Ejecutivo, a través de la Secretaría de Ambiente y DINAGUA, vienen trabajando en el plan de acceso al saneamiento seguro.

La política pública de viviendas en pequeñas localidades, el saneamiento, el ordenamiento territorial. Un desafío para MEVIR.

En los núcleos de viviendas construidos por MEVIR, el 93% de los sistemas está saneado por algún tipo de sistema por red. Y en los últimos años se ha aumentado la densidad de viviendas, por lo que la tendencia será a seguir utilizando este sistema de saneamiento cuando se construyan planes nucleados. También en la medida que MEVIR vuelve a una región a realizar una intervención, se analiza la viabilidad de pasar los sistemas existentes con pozo negro a sistema por red. Por ejemplo actualmente se está trabajando en la viabilidad de sanear por red los planes anteriores de Cardal, y recientemente se incorporaron redes en el plan III de Mariscala, y en breve se incluirá el plan I de Tambores y Curtina.

MEVIR continará construyendo sistemas de saneamiento por red para sus núcleos de vivienda. Sin embargo, algunas veces puede suceder que existan impedimentos para la construcción de redes, como ser las características de los suelos, el espacio insuficiente para realizar una planta de tratamiento, o si la construcción se encuentra insertada en la planta urbana. En estos casos el sistema disponible es el de pozos negros impermeables.

En paralelo, la tendencia de MEVIR es a densificar la planta urbana, aprovechando los terrenos baldíos remanentes y casas existentes. Esto implica construir en fraccionamientos existentes, de baja densidad y que por lo tanto, la solución de saneamiento pasa por el pozo negro y la barométrica. Luego para que no sea una contradicción en calidad de servicio, entre vivir en al periferia con saneamiento por red o dentro de la trama céntrica de la localidad pero con pozo negro, es que se requiere de un servicio público de gestión de barométricas, que sea adecuado, accesible y a bajo costo.

En este escenario, la propuesta del Poder Ejecutivo de articular con el congreso de Intendentes hacia la aprobación de un Plan nacional de saneamiento seguro, que genere estas condiciones antes descriptas, es una excelente oportunidad para MEVIR como actor destacado en las pequeñas localidades, de poder articular con las Intendencias y la OSE, aportando propuestas y soluciones en el marco del mencionado plan, y que permita que los participantes de MEVIR estén mejor integrados dentro del conjunto de la comunidad y con un servicio de saneamiento adecuado.

Particularmente se visualiza como posible accionar, la articulación para que las plantas de tratamiento de saneamiento que construye MEVIR, tengan a su vez capacidad de recibir líquidos barométricos. Esto requiere una articulación donde las Intendencias y la OSE participen del financiamiento de parte correspondiente a a ampliar el sistema de barométricas, y haya compromiso formal de que la Intendencia respectiva, a brindar un servicio barométrico adecuado y accesible a los participantes MEVIR.

Las plantas de tratamiento

Independientemente de como sea el sistema de alejamiento de las aguas residuales (red o barométricas), siempre se requiere una planta de tratamiento de las aguas residuales para que el vertido al medio sea ambientalmente seguro. Esto es, que no genere contaminación de las aguas o suelos, que no impacte sobre los ecosistemas, y que no genere riesgo sanitario para las personas.
Uno de los desafíos por delante, es la construcción de más plantas de tratamiento, particularmente para barométricas, de modo de disminuir distancias de transporte que hacen más costoso el servicio, y evitar vertidos sin tratamiento o con tratamiento inadecuado.

A partir de la reforma constitucional del 2005, los sistemas de redes de agua y saneamiento tienen que ser gestionados por personas jurídicas públicas. Al ser MEVIR una persona jurídica privada, debe articular con otros organismos como la OSE y las Intendencias Departamentales.

MEVIR para realizar una obra de saneamiento, previamente debe presentar ante DINAGUA-MVOTMA estudios de localización y diseño de planta de tratamiento, así como de ubicación del punto de vertido de los efluentes tratados. Con la habilitación del MVOTMA, la OSE aprueba el proyecto y comienza su ejecución. MEVIR construye el sistema y luego pasa a ser gestionado por OSE.
En el caso de sistemas con pozos negros, la articulación es con las Intendencias Departamentales.

Datos de interés

  • El 72% de la población que vive en las localidades menores a 5000 habitantes utiliza pozos negros u otra forma de evacuación de excretas que no es red de alcantarillado.
  • Las viviendas construidas por MEVIR en estas localidades representan el 13%. De éstas, el 93% está conectado a un tipo de evacuación de saneamiento por red de alcantarillado, y el 7% restante cuenta con pozos negros.
  • Según el Ing. Gonzalo Zorrilla, gerente del programa de proyectos de intervenciones constructivas, el costo del saneamiento en el total de una vivienda nueva MEVIR ronda entre el 5 y 7 %.